Titan Training

Diccionario Deportivo​

0
Conceptos
0
Áreas de deporte
0
Especialidades

Capacidad Aeróbica

La resistencia aeróbica es la capacidad del sistema vascular de funcionar eficientemente y realizar actividades físicas durante largos períodos de tiempo con poco esfuerzo, poca fatiga y con una recuperación rápida. Está directamente relacionada con el consumo máximo de oxígeno que es la capacidad de aportar, transportar e intercambiar oxígeno, a través del sistema cardiocirculatorio, durante un período de máximo esfuerzo. Algunos ejercicios que pueden ejecutarse para trabajarle son la carrera continua o trotes prolongados, división rítmica entre ejercicios y entre intervalos de tiempo interrumpidos por descansos para la recuperación.
Deportista de cultivos trotando en el puente durante el entrenamiento cardiovascular
Mujer joven musculosa tonificada haciendo ejercicio

Conoce más

Durante la actividad aeróbica, se mueven repetidamente los músculos grandes de los brazos, las piernas y las caderas. Son notorias las respuestas del cuerpo rápidamente.

Respiración profunda y acelerada. Esto maximiza la cantidad de oxígeno en la sangre. Aceleración del ritmo cardiaco, lo que aumenta el flujo sanguíneo a los músculos y de vuelta a los pulmones.

Vasos sanguíneos capilares se ensancharán para llevar más oxígeno a los músculos y eliminar los desechos, como el dióxido de carbono y el ácido láctico.

También se experimenta liberación de endorfinas, analgésicos naturales que promueven una mayor sensación de bienestar.

¿Cuáles son sus beneficios?

Control del exceso de peso. Combinado con una dieta saludable, el ejercicio aeróbico ayuda a perder peso y no recuperarlo.

Aumento de energía, estado físico y fuerza. Es posible sentir cansancio cuando se inicia a hacer ejercicio aeróbico regular por primera vez. Pero a largo plazo, serán notorios los beneficios como el de una mayor resistencia y menor cansancio. También puede aumentar la capacidad cardíaca y pulmonar, así como la fuerza ósea y muscular con el paso del tiempo.

Protección contra enfermedades virales. El ejercicio aeróbico activa el sistema inmunitario de buena manera. Así, se es menos susceptible a enfermedades virales, como resfriados y gripe.

Reducir los riesgos de salud. El ejercicio aeróbico reduce el riesgo de padecer muchas afecciones, tales como obesidad, enfermedades cardíacas, hipertensión arterial, diabetes tipo 2, síndrome metabólico, accidentes cerebrovasculares y ciertos tipos de cáncer. Los ejercicios aeróbicos de soporte de peso, como caminar, ayudan a reducir el riesgo de osteoporosis.

 Controlar las enfermedades crónicas. El ejercicio aeróbico puede ayudar a reducir la presión arterial y controlar la glucosa sanguínea. Puede reducir el dolor y mejorar la función en personas con artritis. También puede mejorar la calidad de vida y el estado físico de las personas que han tenido cáncer. Si tiene alguna enfermedad de las arterias coronarias, el ejercicio aeróbico puede ayudarte a controlar tu afección.

Fortalecer el corazón. Un corazón más fuerte no necesita latir tan rápido. Un corazón más fuerte también bombea la sangre de manera más eficaz, lo que mejora el flujo sanguíneo a todas las partes del cuerpo.

Mantener las arterias limpias. El ejercicio aeróbico aumenta la lipoproteína de alta densidad (HDL), el colesterol “bueno”, y reduce la lipoproteína de baja densidad (LDL), el colesterol “malo”. Esto puede reducir la acumulación de placas en las arterias.

Mejorar el estado de ánimo. El ejercicio aeróbico puede aliviar la melancolía de la depresión, reducir la tensión asociada con la ansiedad y promover la relajación. Puede mejorar el bienestar mental y la autoestima. También puede mejorar el sueño.

Elongación de la esperanza de vida. Los estudios muestran que las personas que hacen ejercicio aeróbico con regularidad viven más tiempo que las que no lo hacen. También es posible que tengan un menor riesgo de morir de todas las causas, como enfermedades cardíacas y ciertos tipos de cáncer.